domingo, 2 de mayo de 2010

EL GIMNÁSTICO APURA EL MILAGRO

Ganó 1-0 al Socu con gol de Alberto en el 84 y roza la salvación.
El Gimnástico de Alcázar afrontaba ante Socuéllamos su último partido de liga en casa con la necesidad de ganar para evitar bajar a 1ª Autonómica Preferente. Un partido a vida o muerte en el que ni siquiera un empate podía esquivar el descenso. Tomelloso había ganado 2-0 al Marchamalo, poniéndose con los mismos 44 puntos que el propio Socuéllamos y que Quintanar del Rey, que perdió 3-0 en Mora, es decir, 5 puntos por delante del equipo alcazareño antes de iniciar este crucial encuentro. Al Gimnástico sólo le valía ganar, y lo hizo. Con sufrimiento y a 6 minutos del final, pero lo hizo. Una vez más, el salvador fue Alberto Abengózar que, después de que la semana pasada liderara con un hat-trick la milagrosa victoria en La Roda, metió el único y decisivo gol del partido ante Socuéllamos. Un 1-0 que desató la euforia entre los cientos de aficionados que, esta vez sí, llenaron El Municipal para arropar al equipo en tan determinante partido. La victoria permite al conjunto de Alcázar luchar por la salvación la próxima y última jornada de liga, que disputará en Campo de Criptana. A 2 puntos de Tomelloso, Quintanar del Rey y Socuéllamos, el Gimnástico necesita ganar en Criptana y esperar que, al menos, uno de estos tres pierda para salvar la categoría en la jornada final de la temporada. Sería culminar un milagro, pues hace apenas dos semanas, el equipo alcazareño parecía ya sentenciado a un descenso de cuyos puestos no ha salido desde la jornada 6. Una pesadilla de la que el Gimnástico podría despertar el próximo Domingo si gana en el campo criptanense y llega una de las tres derrotas que les mantendría en 3ª Nacional. Ése es ahora el sueño de los de Alcázar. Un sueño posible gracias a los 3 puntos logrados ante un Socuéllamos que se mete en problemas. El conjunto socuellamino se plantó bien en el campo alcazareño y defendió un empate a 0 que le valía. A punto estuvo de lograrlo hasta el gol de Alberto que dió un triunfo merecido al Gimnástico. Merecido porque el equipo de Eduardo Escolar llevó la iniciativa del choque y dispuso de numerosos acercamientos peligros. Ocasiones solventadas por la buena defensa socuellamina y, sobre todo, por la actuación de su portero Naranjo, que entró en el 14 para sustituir al meta titular, Martín Ferríz, retirado por lesión. El Gimnástico no encontraba la forma de meter el gol que tanto ansiaba y los minutos iban pasando cruelmente acercando cada vez más el descenso. Un descenso que pudo consumarse si Luis hubiera marcado en una ocasión clarísima que tuvo el Socuéllamos justo antes del descanso. Pero falló. El partido se reaunudó en una segunda parte similar, con un Gimnástico en busca del gol frente a la conservadora defensa socuellamina. Entonces apareció Alberto en el 84 para aprovecharse de un barullo formando en el área visitante y marcar un tanto que es media salvación. La otra media debe lograrse en Criptana en un partido que será histórico, para bien o para mal.

1 comentario:

  1. Anónimo3/5/10 12:15

    Tenemos que ir en masa a Criptana para ver el partido del próximo domingo a las 6 de la tarde y animar a nuestro Gimnástico.

    Hay que tratar de que en el campo seamos más gente de Alcázar que de Criptana.

    ¡¡¡PODEMOS!!!

    ResponderEliminar